Los Cowboys salen de la mala racha en New Orleans, gracias a cuatro intercepciones, una para touchdown de Carlos Watkins, y una ofensiva que logró las jugadas suficientes para sellar el juego.