Parece que ahora es el momento, más que nunca, para que los Cowboys consideren gastar una selección de draft para resolver el problema en la posición de pateador de una vez por todas.