Es sorprendente lo que puede hacer un diferencial de pérdidas de balón positivo para un equipo.