Los Cowboys fueron en gran medida sus peores enemigos durante los primeros tres cuartos, pero se recuperaron al final para salir con una victoria de 27-23 sobre los Houston Texans.