Los Cowboys no pudieron frenar el ataque terrestre de los Ravens en su primer partido del martes por la noche, cayendo ante Baltimore, 34-17.