La defensa de los Cowboys se roba el balón en las primeras tres posesiones de los Bengals para lograr una victoria 30-7.