Con la esperanza de obtener una gran victoria como visitante, los Cowboys no tuvieron respuesta para los Bills en ningún lado del balón, terminando con una decepcionante derrota de 31-10.