Los Cowboys reescribieron los libros de récords y demostraron por qué ganaron la NFC Este con una victoria dominante 56-14 ante su rival de división Washington.