Con sus esperanzas de playoffs aún vivas, la temporada de los Cowboys llega a su fin con una derrota 23-19 ante los Giants.