Liderados por el mariscal de campo Garret Gilbert, los Cowboys le dan una buena batalla al único equipo invicto de la NFL antes de quedarse cortos en una derrota 24-19 ante los Steelers.