Los Cowboys se mantuvieron firmes ante los poderosos Seahawks, pero las pérdidas de balón, los castigos y el mal juego de los equipos especiales finalmente le costaron al equipo una derrota 38-31.