Con el regreso del mariscal de campo Dak Prescott y la defensa nuevamente encontrando su forma dominante, los Cowboys logran una victoria 24-6 sobre los Lions.