Después de luchar en la primera mitad contra sus rivales de división, los Cowboys despertaron en la segunda mitad para una victoria de 28-20 sobre los Giants.