Una actuación sin precedentes del mariscal de campo Dak Prescott y una defensa dominante de Dallas llevaron a una victoria de los Cowboys 31-14 sobre Tom Brady y los Buccaneers.