Detrás de un sólido esfuerzo defensivo y el juego del mariscal de campo suplente Cooper Rush, los Cowboys logran una victoria 23-16 sobre los New York Giants.