Gracias a cuatro intercambios de la defensa y el juego de Dak Prescott, los Cowboys vencen a su rival los Philadelphia Eagles, 40-34.