Incluso antes de que el mariscal de campo titular, Andy Dalton, tuviera que abandonar el juego debido a una lesión, las pérdidas de balón y un mal juego condenaron nuevamente a los Cowboys en una derrota 25-3 ante Washington.