En un juego empañado por una asombrosa cantidad de castigos, los Cowboys lucharon para empatar el marcador, solo para perder en tiempo extra ante los Raiders, 36-33.