Los Cowboys no pudieron superar sus propios errores al caer 41-16 ante su rival de división, Washington.