Un mal juego ofensivo empeoró aún más cuando Dak Prescott salió con una lesión en la mano, los Cowboys perdieron su primer partido de temporada ante los Buccaneers, 19-3.