Los Cowboys no logran encontrar su ritmo en la ofensiva y son víctimas de las grandes jugadas a la defensiva al perder 30-16 ante los Broncos.