Con un título divisional y el segundo sembrado de la conferencia en juego, los Cowboys se encargan de hacer su trabajo con una victoria dominante por 38-10 sobre los Commanders.