A pesar de Dak Prescott estar fuera debido a una lesión, Cooper Rush llevó a los Cowboys a una improbable victoria en el último segundo sobre los Vikings, 20-16.