Después de luchar durante la mayor parte del juego, los Cowboys terminaron encontrando ritmo demasiado, cayendo ante los Cardinals, 25-22.