El clima pudo haber sido frío afuera, pero dentro del U.S. Bank Stadium, los Cowboys estaban ardiendo en una victoria dominante de 40-3 sobre los Vikings.