En su debut con los Cowboys, el nuevo entrenador en jefe Mike McCarthy tomó una decisión agresiva en el último cuarto: el tipo de mentalidad que muchos fanáticos han estado esperando. Sin embargo, esta vez no valió la pena.