El viejo némesis Aaron Rodgers lleva a Green Bay a una victoria en tiempo extra de 31-28 sobre los Cowboys.