Evidentemente un buen comienzo, y el entrenador en jefe de los Cowboys, Mike McCarthy, proporcionó una analogía adecuada el lunes luego de la victoria del equipo 25-10 sobre los Washington Commanders.