Con CeeDee Lamb, Michael Gallup y ahora Brandin Cooks, los Cowboys son uno de los pocos equipos que tienen tres receptores de 1,000 yardas. Pero aun así, podría haber demasiadas buenas opciones de receptor abierto en el draft como para dejarlas pasar.