Michael Gallup llega a su año de contrato con los Cowboys, que buscan sacar más provecho de sus habilidades también como receptor interno