Los Cowboys inician su preparación después del fin de semana sin juego, para enfrentar a los Vikings, con la preocupación en la pantorrilla de Prescott y la motivación de recuperar el ritmo que han llevado esta temporada.