Ninguna lesión pudo borrar las sonrisas del rostro de Dak Prescott el domingo por la noche.