En esta misma época el año pasado, Dak Prescott sintió otro tipo de entusiasmo por el fútbol americano, una perspectiva “completamente diferente”, dijo.