El mariscal de campo Dak Prescott abandonó el campo del AT&T Stadium en un carrito médico después de sufrir lo que pareció ser una lesión grave en el tobillo durante el tercer cuarto del partido contra los Giants.