Fue una noche ocupada para Dak Prescott, quien asumió las tareas de mandar las jugadas del juego. También habló sobre la nueva incorporación a la sala de QB con Trey Lance.