Mientras corría hacia la banca con cinco pases de touchdown, Dak Prescott pensó que sus entrenadores y compañeros de equipo simplemente lo felicitaban por una noche agradable.