El primer partido de la temporada de los Cowboys fue de mal en peor tras la noticia de que Dak Prescott será sometido a una cirugía de pulgar.