Ha mejorado en todos aspectos en su segunda temporada y luego de tres partidos empieza a convertirse en el esquinero que los Cowboys han necesitado durante los últimos años; capaz de interceptar balones.