Sin tiempo para lamentos, los Cowboys tienen que seguir adelante con los jugadores que estén disponibles y prepararse para recibir el jueves a los Raiders en el tradicional juego del Día de Acción de Gracias.