No habrá mucha celebración en Dallas después de escapar de una posible derrota contra los Texans, y especialmente considerando las lesiones sufridas por jugadores clave durante el juego.