Los Cowboys viven inconsistencia ofensiva, permiten jugada de largas y ven cualquier cantidad de pañuelos que resultan en la derrota ante los Raiders.