Es el tercer y último partido de pretemporada para los Dallas Cowboys, y la última oportunidad para los jugadores poder demostrar lo que tienen antes de que el equipo corte su lista a 53.