La salida de La’el Collins y Connor Williams son el principio de una nueva era entre los cinco frontales del ataque, que hace poco representaban la mejor área de toda la NFL.