Los Cowboys se separaron del veterano Cooper Rush, liberando al mariscal de campo el mismo día en que firmaron oficialmente a Andy Dalton.