Los Cowboys pudieron crear algo de espacio adicional en el tope salarial tras reestructurar los contratos de tres linieros y así liberar alrededor de $17 millones.