Gracias al proceso de desempate de la NFL, los Cowboys ganaron el campeonato de la NFC Este antes del inicio de su partido del domingo por la noche contra Washington.