En una dura batalla de ida y vuelta, los Cowboys remontaron en el último cuarto para derrotar a los Seahawks, 41-35.