Hicieron todo lo posible, pero los Cowboys no se mordieron mucho la lengua tras la derrota del domingo.