Los Cowboys ganaron en Washington como había garantizado el entrenador McCarthy, gracias a una defensa dominante en todas sus líneas para acercarse al título divisional, aunque siguen las preocupaciones ofensivas.