Después de la impactante derrota de los Eagles ante los Cardinals el domingo por la tarde, los Cowboys ahora controlan su propio destino en la NFC Este con solo un partido restante.